jueves, abril 10, 2014

el himno de los grandes hombres




para hacer el himno de los grandes hombres

escribí un haiku

invisible



wilmer delmur, Vicios, versos y pancartas. Antología poética 1962-1982, Folículo Editor, Buenos Aires, 1985. Edición al cuidado de Nahir Calzada López.

Nota: algunas versiones de este texto modifican la palabra "himno" del primer verso por el vocablo "himen" y adoptan en el segundo la grafía "jaicu" para "haiku". Bernardo Hopkings, crítico e investigador inglés autor de la única biografía sobre Wilmer Delmur, ha defendido sin embargo la tesis de que el manuscrito original de este poema, que dataría de 1981, no incluía la palabra "haiku" ni "jaicu", sino "jacuzzi".

viernes, febrero 24, 2012

wilmer delmur: textos políticos (1963-1984)







Quizá una de las facetas menos conocidas de la producción delmuriana la constituya lo que Bernardo Hopkings, principal estudioso y divulgador contemporáneo de su obra, ha denominado sus "textos políticos" y que data de modo algo arbitrario entre 1963 y 1984 (...) Inclasificables por su vocación ensayística salpicada de un realismo sucio estremecedor y también escandalosos por sus ataques entre líneas a vacas sagradas como el Ariel de Rodó y el manual de cocina del Crandon, estos textos comprenden desde columnas de opinión para diversos medios de prensa, editoriales de publicaciones clandestinas, cuentos breves, aguafuertes y poemas hasta la novela La urna flotante (1968), que solo había circulado en una versión mimeografiada y se consideraba perdida.

"En los textos políticos de Delmur está el germen de lo que sería su literatura posterior: el uso deliberado de las erratas, la destrucción de la sintaxis y el manoseo constante de la concordancia entre verbo y sujeto", dijo Hopkings en una entrevista publicada en El País de Madrid, a raíz de la flamante edición del libro Sin patria ni bandera: textos políticos de Wilmer Delmur (1963-1984), que recopila por primera vez en un solo volumen de algo más de 700 páginas toda su producción de esos años. Un apéndice incluye además el guión de un cortometraje --Un vintén p'al Judas, que fuera dirigido por el ítalo-argentino Giovanni Muzzatelli-- y el tratamiento estético de dos films documentales que escribió para el reconocido cineasta uruguayo Mario Chandler: Juan Carlos, cine-retrato de un ortodoncista (1965) y Me gustan los estudiantes más bien fornidos y sin bigote (1968).

Del discurso brumoso de Delmur emergen con absoluta claridad dudas existenciales y contradicciones muy propias de la época --en un editorial Delmur defiende el uso de los pantalones vaqueros y explica cómo combinarlos con mocasines, y sin embargo condena en otro a "ese estruendo imperialista llamado rock n' roll"-- y con pinceladas precisas traza el contorno de su ideario, que es a las claras el ideario de un librepensador. La ambigüedad que destilan muchos de estos escritos permite comprender porqué Delmur fue por aquel entonces declarado persona non grata entre sectores tanto de izquierda como de derecha, tildado muchas veces (y quizá injustamente) de "veleta" y "acomodaticio" por sus detractores más acérrimos.

Repasar esta exhaustiva recopilación puede no arrojar una respuesta definitiva sobre la postura política de Delmur, pero dejará en claro que su obra, gracias a reediciones, antologías y rescates, encuentra lenta y tardíamente el lugar que merece en el panorama de las letras iberoamericanas. Pero sobre todo, Sin patria ni bandera es una nueva oportunidad para encontrarse frente a frente con su lucidez incendiaria, sus verdades a medias y sus sentencias incómodas, como demuestra en un pasaje de la primera columna de opinión que bajo el seudónimo José Carlos Piera Heinz escribió en 1967 en el semanario El Tirabuzón de Florida: "Un hombre que no es libre no es más que un mísero puñado de pali chips, sabor panceta".

Sin patria ni bandera: textos políticos de Wilmer Delmur (1963-1984), de Wilmer Delmur. Edición al cuidado de Bernardo Hopkings. Prólogo de Julio María Sanguinetti. Vegerto Editor, Madrid, 2011. 721 págs. Distribuye Pussi. Calificación: *****


marcelo garrido jelen, en wilmer delmur, la militancia de un no militante, fragmento de un artículo publicado en la revista Retruco, Montevideo, diciembre de 2011

jueves, setiembre 01, 2011

20 en 10 palabras: pedro lehmeyun









Nombre real: Bedros Lehmeyunian
Edad: 32
Estado civil:it's complicated
Hijos: “ninguno que me haya enterado”
Estudios: coctelería, masajes shu-zitsu, astrología, tarot
Trayectoria: primera escolta de la bandera de Gran Bretaña en el St. Catherine’s School, líder espiritual de La Molestia for Windows desde 2003
Escapa de: el pie de atleta, los platos sucios y las facturas vencidas
Proyectos para 2012: gira internacional de LMFW, nuevo disco y comprar un afinador de guitarra


1. ¿Qué música escuchaba en su casa de niño?
Las Ardillitas, Festilindo y los grandes éxitos de Katunga.

2. ¿Para qué tarea se declara negado?
Para regar las plantas, limpiar la cocina y sopapear el water.

3. ¿Cuál fue la última película que lo emocionó?
Dos puños contra Río, de Bud Spencer y Terence Hill.

4. ¿En qué festival le gustaría tocar con La Molestia for Windows?
En cualquiera que nos paguen por hacerlo.

5. ¿Cuál es su idea de unas buenas vacaciones?
La Paloma en familia, Ferrugem con Los Gordos, Punta del Diablo con el grupo McLuhan.

6. ¿Dónde se come el mejor lehmeyun de Montevideo?
Hasta la pregunta es necia: en Mi Casa, confitería armenia, Nueva Palmira y Cufré, frente a Forestier Pose.

7. Cómo definiría el espectáculo de karaoke de Pedro Lehmeyun.
Un invento para hacer plata que no funcionó. Siempre termino tocando en cumpleaños de amigos, y gratis.

8. ¿Candy’s o Sweet?
A quién querés más: ¿a tu mamá o a tu papá?

9. Midnight.
Una escuela, un semillero, la meca... ojalá vuelva.

10. ¿Qué disco hay que tener en vinilo para escucharlo como se debe?
Cualquiera de Zitarrosa, alguno de los Beatles y todos los de Ray Conniff y su orquesta.

11. ¿Qué libros esperan en su mesa de luz?
Unos que tengo ahí, pero no es mesita de luz, es la caja de la cafetera con un repasador encima.

12. ¿Cuál es su secreto mejor guardado?
Si lo escribo deja de estar bien guardado, pero en la escuela hacía trampa en la arrimadita.

13. ¿Qué puede adelantar del EP que anunció para fin de año?
Que va a tener todas las canciones que en La Molestia no me dejan tocar y estará dedicado a Corinne, una chica de Malta que conocí hace algunos veranos en Punta del Diablo.

14. ¿Qué no puede faltar en su heladera?
Hummus, pitas, helado Häagen-Dazs de dulce de leche, queso Fontina, aceitunas negras, agua Salus, manzanas verdes, milanesas de soja y lehmeyun congelado.

15. Dos bandas uruguayas fundamentales.
Tres: Pobres Angelitos, Exilio Psíquico, Peyote Asesino.

16. Un ídolo con pies de barro.
No entiendo la pregunta.

17. ¿A qué cosas dice paso?
A 37 tantos de envido, el estacionamiento tarifado y las mascotas en apartamentos.

18. Un descubrimiento reciente.
El talento de Abella Anderson.

19. Dos claves para enfrentar a un público hostil.
Llevar puesto siempre un buen chaleco antibalas y pedir por favor, en tono amable, que no arrojen líquidos.

20. ¿Cuál es el mejor insulto que recibió estando arriba del escenario?
“Puto zoofílico, devolvé la guita que debés, puto”


Publicado en El Observador, Montevideo, agosto de 2011

lunes, octubre 04, 2010

una hora menos







UNO
hay una polilla volando en mi casa. qué es lo que come, no sé.

DOS
desde ayer, el estado decide que perdemos una hora de vida, de sueño, de rascarnos un huevo. el año que viene nos la devuelven, pero sin intereses.

TRES
vivir es incómodo. el mundo es una porquería.

CUATRO
ignorar los problemas es la mejor manera de resolverlos.

CINCO
prometí hacer algo, un favor o algo así, a un amigo. prometí hacerlo, no dije que lo haría.

SEIS
a veces me siento tan afortunado que, inevitablemente, quedo preso en la jaula de la buena suerte.

SIETE
durante años leí a rodrigo fresán como a un maestro. después me desencanté. ahora no sé qué pensar.

OCHO
hay días que ni la música llena el vacío.

NUEVE
con una linda campera se dismulan muchos defectos.

DIEZ
si uno piensa a largo plazo, lo mejor es estar solo. a corto plazo, también. el problema es que uno no piensa.

martes, setiembre 28, 2010

la carretera







el domingo fuimos a ver la carretera (the road, dir. John Hillcoat, 2009), basada en el libro de Cormac McCarthy. ambientada en un mundo postapocalíptico, sigue los pasos de un hombre y su hijo por un paisaje devastado y devastador: el cielo eternamente gris, los árboles quemados, la tierra negra, las casas y las ciudades, o lo que queda de ellas, saqueadas. y ahí están ellos, empujando un carrito de supermercado con sus escasas pertenencias, como dos bichicomes, buscando algo de comer y un rincón donde pasar la noche sin morirse de frío. no sabemos bien qué pasó, pero sí sabemos que el padre, tiempo atrás, vivía en una casa con la madre de su hijo, con agua corriente, luz eléctrica, un piano. lo que se dice, una vida normal. no son los únicos sobrevivientes, pero lo mejor que les puede pasar es no cruzarse con nadie: el canibalismo, explica el padre, es uno de los mayores miedos. una película dura, incómoda, por momentos asfixiante. sin esperanza.

a la salida, la mugre amontonada contra las veredas y un pobre tipo durmiendo envuelto en frazadas en un rincón parecían recrear un escenario de la película. pero claro, no era la película, era la calle galarza nomás.